The lovely bones

Cinta cuya principal pretensión es convertirse en película de culto, aunque después de ver Criaturas celestiales, primera incursión en el cine “serio” del que había sido un director de películas gore, podría parecer que no está hecho con alevosía, puesto que ambos filmes son de gran originalidad y consiguen una atmósfera fantástica. Peter Jackson nos trae una película donde el terror y lo siniestro se camuflan con imágenes oníricas de Alicia en el país de las maravillas. Si lo piensas analizándolo, la premisa es espeluznante: un asesino en serie se traga las almas de todas sus víctimas, llevando a la protagonista y al resto de chicas a un cielo donde se pueden resolver los crímenes y donde el propio Dios-demonio termina pagando justo por pecador… esperemos que no fuese al mismo limbo donde estaban las muchachas. La trama gira en torno al cuerpo desmembrado de Susie Salmon (Saoirse Ronan), que el asesino George Harvey (Stanley Tucci)guarda celosamente en una caja fuerte: podría decirse que la forma de sus sueños entre dos mundos no pertenece a un tiempo lineal, sino a la manera en la que se suceden los acontecimientos cuando estamos dormidos. Para el director, lo más similar al limbo donde va Susie es lo que nos pasa durante los sueños, sólo que en el caso particular de esta película, no existe momento físico en el cuál situar toda la acción; a mi parecer, se trata de ilusiones que no trascienden del lenguaje fílmico y son pura retórica Si no fuera por las connotaciones éticas que tiñen todo el film, me atrevería a aseverar que la huella que deja en el espectador es la de haber visto una película sin pies ni cabeza. Sin embargo, La magia de la cinta radica precisamente en la maestría de convertir algo absolutamente tétrico y pavoroso, la forma de terror más pura, en un alegato a la esperanza, puede que a primera vista un poco ñoño, pero en realidad es auténtica fantasía: se trata de un juego de la imaginación, que no deja a nadie indiferente y produce una reacción emocional en el espectador.

Aunque hay que señalar que la verdad es que cuando ella alcanza el cielo, realmente donde cae rodando por la pendiente es a la sima del vertedero. En el momento en el que eso sucede, se deslizan las lágrimas por el rostro de la misteriosa chica compañera de clase de Susie , a la que no le asusta llamar a las cosas por su nombre; como la propia Susie dice, ella ve cosas que la mayoría de la gente no ve.

El filme cuenta con muy buenos actores, incluida Saoirse Ronan, que realmente está encantadora.

trailer The lovely bones:

Malditos bastardos

Malditos bastardos

Tengo que reconocer que cuando vi Death Proof me lo pasé bomba; no fue lo mismo con Kill Bill, que a pesar de sus guiños a las películas de acción de Bruce Lee y otros cineastas asiáticos, no terminó de convencerme su continuo alarde de violencia gratuita. Sí es verdad que Uma Thurman estaba fantástica y que la fuerza vengativa, con toques masculinos que Tarantino imprime a sus personajes femeninos no deja de ser interesante, pero mi opinión personal es que prefiero ver a mujeres que actúen en situaciones difíciles de una forma más creíble. No es una disertación moral ni nada por el estilo, es más bien un deseo de poder verme identificada con los personajes, como me imagino que les ocurrirá al resto de las mujeres. Con Malditos Bastardos, Tarantino ha sabido manejar los hilos de su obra y lo ha hecho de una manera magistral. Es cine de entretenimiento, sí, pero además nos regala dosis de inteligentes reflexiones, denuncias ácidas y fantasía, pero sin rallar la megalomanía de sus anteriores películas.

Con sus pequeños defectos, a mi parecer se trata de una obra maestra, en la que Tarantino demuestra sus auténticas capacidades de hacer buen cine, no sólo películas para pasar el rato.

La más hermosa y al mismo tiempo, fatídica historia de amor es la que se da entre Shoshanne y el personaje interpretado por Daniel Brühl, aunque sí tengo que reconocer que quedó algo forzada dentro de la trama del film, al igual que ocurría con algunas escenas explicativas de lo que sucedía en pantalla.

Fantástico Brad Pitt, en su papel de auténtico bastardo, que no se rige por ninguna ley ni normativa; aunque peor aun es el personaje del coronel Landa , también increíblemente interpretado por Christoph Waltz que con un humor ácido y socarrón nos muestra la visión de Tarantino, o más bien la que él creería que podrían tener el resto de los americanos de los alemanes, con su forma cuadriculada de entender el mundo… tan racionales, que su propia lógica y burocracia les termina traicionando.

El único arquetipo que no se salva del humor corrosivo y de denuncia social de Tarantino, es el amante de Shoshanne, negro desde que aparece en pantalla y chamuscado en el apoteosis de la película. Tarantino nos sumerge en un universo fantástico en el que nada es como realmente fue, exceptuando algunas referencias a personajes que existieron realmente. Imagínense que hubiese muerto el Fhürer de la forma en la que lo muestran en el film… que unos judíos americanos se dedicasen a hacer justicia sin ningún tipo de miramiento, aunque ellos tampoco se libren de la quema, metafórica, a la que les aboca su propia falta de escrúpulos… pero, ¿quién tendría escrúpulos en un mundo en el que sólo rige el caos y la maldita, o bendita, según algunos pensarían, frase del ojo por ojo?

Los mundos de Coraline

Coraline

Coraline

Jamás había visto una película de animación, aunque en este caso no es animación en 3D sino stop motion, tan bien hecha y a la vez tan tétrica. Ya simplemente la sola idea de que a una le pongan botones en lugar de ojos, me parece de lo más tenebrosa; esa elucubración solamente puede ser fruto de una fantasía desbordada. Neil Gayman, autor de la novela homónima en la que se basa la película es adicto a este tipo de historias y Henriy Selick, el director, lo hace que ni bordado. En mi clase de Hª General de la Imagen (ah, por cierto, estoy estudiando audiovisuales, por si a alguien le interesa, que no creo, jeje), nos pusieron como película recomendada para visionar, Pesadilla antes de Navidad. Lo cierto es que a mi me encanta, pero Coraline es una delicatessen. Es un relato para adultos y para niños, aunque luego les pueda producir pesadillas, pero al igual ocurrió con Drácula, Frankenstein e infinidad de monstruos y supersticiones de la mitología popular.

La fluidez de los movimientos es asombrosa y teniendo en cuenta que está hecha para visionarse en 3D, pareciera un trabajito de chinos el que hay detrás de la obra.

Coraline, a quien todo el mundo acostumbra a llamar por un nombre más común, Caroline (el equivalente a Carolina), en el mundo no alternativo, encuentra mucha más comprensión y amor en su vida paralela, hasta que se da cuenta de que no es oro todo lo que reluce.

Me pareció genial la figura del gato, que campa a sus anchas por entre las dos realidades, hasta el punto de que el final, podríamos decirlo, sí, no queda del todo cerrado… el gato de Cheshire, como yo lo llamo en honor a Alicia en el País de las Maravillas, desaparece tras una rama, como si se adentrase en el otro uinverso.

Todos los personajes tienen un lado oscuro, tanto en la vida cotidiana de Coraline, como en su otro lado y para mi gusto el film es una auténtica obra de arte, por su inventiva. Es pura fantasía, no intentemos verlo de otro modo: Coraline duerme y sueña y a veces sueña (con imágenes vívidas) sin dormir. La banda sonora es de vértigo y la película en tres dimensiones, ni te cuento.

Vayan a verla, la recomiendo encarecidamente.

Millenium I: los hombres que no amaban a las mujeres

Niels Arden Oplev, realizador sueco, nos trae una cinta que tiene algo muy especial: su deseo de ser reivindicativa del feminismo, con un personaje principal Lisabeth Salander (Noomi Rap

Millenium_I

Millenium_I

ace) que podría convertirse en la nueva heroína de principio del milenio. Y no hablo de una heroína tipo Lara Croft, que es más bien un estereotipo que refleja el deseo de los hombres, sino de una mujer femenina, en contra de lo que muchos puedan pensar, con confianza en sí misma. Lisabeth es una mujer superdotada, con una carga emocional y un pasado brutales, que nos la muestran como un ser calculador pero con humanidad. El hombre al que ayuda en sus averiguaciones sobre un misterio de una mujer desaparecida es un personaje carente de fuerza y que se dedica a hacer y decir cosas inverosímiles; yo no creo que se trate de un hombre de moral intachable, sino más bien de un hombre que no tiene demasiadas luces.

La trama discurre de forma irregular; pareciera más bien que se tratase de un capítulo para una serie de televisión… y sí, se trata de una saga, de tres libros que pretenden llevarse al cine; en un principio eran diez, pero el autor de las novelas, Stieg Larsson, falleció antes de poder llevar a cabo su proyecto.

La idea es convertir la trilogía en una serie de televisión, que seguramente irá más allá de los citados libros, intentando completar la decalogía.

A pesar de ser un personaje arquetípico, Lisabeth concentra toda la fuerza del film. Ella, con su magnífica interpretación, nos deja boquiabiertos/ as al conseguir romper todos los moldes, con un personaje atrevido, inteligente y sobre todo, rompedor.

Por algo, existe el feminismo en Suecia desde hace doscientos años, según me dijo una amiga.

Ellos tenían que ser la vanguardia de un deseado por muchas, cambio de valores.

Lisabeth es una mujer de dieciséis años, que subsiste por medio de los pequeños trabajitos que realiza como hacker, espiando a personajes importantes y otros que no lo son tanto, y vendiendo las exclusivas. Está bajo tutela de menores, por haber tenido un pasado turbulento, que hacia el final del film volverá a acosarle en forma de una situación en la que demostrará su increíble, nuevamente, aunque parezca lo contrario, humanidad.

Un buen día, le cambian el tutor y el nuevo es un sádico que abusa sexualmente de ella a cambio de dinero; Lisabeth, en venganza y de una forma audaz e inteligente, le devuelve la jugarreta, pero no lo hace como una sádica; la actuación de Noomi es tan increíblemente buena, que transmite la frialdad con la que se venga de su maltratador, mostrando que en el fondo tiene un bello corazón.

Mientras estos acontecimientos se suceden, paralelamente se narra otra historia, la de la desaparición de una chica hace años, que mantiene preocupado a su tío, hasta el punto de decidirse a buscar un investigador. Este no es otro que el que se convertirá en amigo de Lisabeth, el personaje interpretado por Michael Nykvist. Las vidas de estas dos personas se entrecruzan y terminan descubriendo que lo sucedido detrás del caso de la chica perdida es mucho más truculento.

La trama es floja, los personajes también, todos menos Lisabeth que atrapa al espectador con su increíble carisma.

Otra cosa que no me gustó del film es el final. Me parece difícil de creer que una chica rebelde y atormentada se convierta de la noche a la mañana, en femme fatale rompecorazones, con tacones y minifalda. Aún así, la serie engancha y gusta. Ya va siendo hora de romper el cascarón de la mujer florero.

Category: Fantastía  4 Comments

Déjame entrar

Déjame entrar

La verdad es que es difícil que una película te emocione como lo hizo “Déjame entrar”, película sueca dirigida por Tomas Alfredson y que definitivamente, se toma muy en serio la historia de vampiros, tanto que deja corta cualquier otra película que halla visto antes sobre el tema, en su función de aterrorizar y sobre todo, este es un aspecto nuevo que aporta el film, conmover.

Podrían decirse miles de cosas sobre ella,pero me faltan palabras para expresar lo emociante de su poesía, de la magistralidad con la que está filmada y en esto hay que reconocer el talento de todo el equipo, pero sobre todo, la dirección y el guionista, también escritor de la novela en la que se basa la película.

ADVERTENCIA: a partir de aquí hablo de la trama de la película.

more »

Category: Fantastía  8 Comments

Señales del futuro

Knowing

Knowing

Debo confesar que estoy cansada de ver películas apocalípticas, en las que la gente se remoza de sus miedos con la catarsis de imaginar que el fin de sus vidas supondrá el fin del mundo, pero esta película, a pesar de sus clarísimas connotaciones religiosas, me ha satisfecho porque muestra por medio de una plasmación de pasajes bíblicos en pura ciencia ficción, lo que, aparte de las opiniones que cada uno tenga al respecto, nos habla del futuro, nos habla del legado y de la evolución, que a veces supone el sacrificio de nuestras propias vidas en pos de las de nuestra progenie.

Si tengo que encontrarle un defecto a la película, es que es demasiado confusa, aunque también se puede ver en este aspecto, parte del talento y el buen hacer de su director, Alex Proyas, puesto que durante la primera mitad de la película, la aparición de tantos personajes siniestros me hacía sospechar que detrás de toda la trama había algo maligno; veía en ellos una especie de espectador que observa nuestros miedos, como una especie de metáfora de lo que supone tener prejuicios: todo lo desconocido nos asusta. De hecho, cuando el protagonista del film, Nicolas Cage en su papel de John Coestler habla al comienzo de la película del Determinismo, me hizo presentir que la película iba a tomar unos derroteros relacionados con la superstición, con la creencia mágica en el destino, tanto para bien como para mal. A medida que fue avanzando la acción, pasé de pensar de que era para mal, aunque eso sí, debo destacar que la atmósfera de misterio era sobrecogedora, a que se trataba de algo distinto. Repito: no se pueden obviar los toques religiosos de la película, pero me gustó especialmente la idea de que aún queda la esperanza mientras las futuras generaciones sean capaces de construir un nuevo futuro.

ADVERTENCIA: doy pistas sobre el final de la película.

more »

The Reader

The Reader

The Reader

Película de una elegancia y carga sexual implícita que va más allá de una somera “lectura”; es como los buenos libros, lo que importa no es su tamaño, sino lo que nos cuentan.

Kate Winslet, fantástica siempre, hace el papel de su vida en esta película (aunque que se haya llevado el Oscar no es indicativo de ello) y David Kross es una nueva revelación con gran futuro. Ralph Fiennes interpreta correctamente a un adulto Michael, que no termina de madurar y que vive inmerso en su pasado.

No debo dejar de resaltar la estupendísima banda sonora de un joven de veintiséis añitos llamado Nico Muhly, que es una joya dentro del panorama de la música actual, en muchas de sus ramas.

El filme me ha dejado sin palabras; después de verlo me he sentido como el personaje principal, que prefería que le leyesen los libros a intentar aprender a hacerlo ella, así yo esperaba que la película no tuviese fin, aunque debo decir que la duración es perfecta, que todo está perfectamente orquestado y que lo que pasa es que una a veces se emociona, sin más, sobre todo si te cuentan una historia de personajes con gran profundidad y fantásticamente bien perfilados, gracias a la mano del guionista y de las geniales actuaciones.

Advertencia: a partir de aquí cuento algunos detalles de la trama de la película.

more »

Slumdog millionaire

slumdog_millionaire

Slumdog millonaire

A mi Trainspotting me gustó, aunque no tanto como para considerarla una de las mejores películas que he visto en mi vida. Al igual me ha sucedido con Slumdog Millonaire (que ya podrían haberse esforzado un poco los distribuidores poniéndole otro título más pronunciable para los españolitos). Danny Boyle no es de mis directores preferidos. La cinta me desilusionó, aunque no por ello dejo de resaltar sus puntos buenos. Y digo que me desilusionó porque es totalmente previsible y no deja de ser una película que sigue el estilo del más puro Bollywood, aún habiendo sido dirigida por un cineasta inglés.

No digo, lo admito, que desde el principio intuyese que el protagonista iba a terminar con el típico final dulzón de las más puras películas made in India; es decir, besando a su amada y con un irrisorio final (me refiero al de los títulos de crédito), donde, después de una película sórdida, a ratos angustiosa, los personajes comienzan a bailar y cantar como en los filmes de Bollywood, donde chica y chico se conocen, se enamoran, su amor perdura a pesar de los contratiempos y después, terminan juntos, declarándose el amor hasta la eternidad, como defensa de los valores sacros de la familia y una sociedad paternalista… pero, y ya me he ido por peteneras, no es difícil deducir después de escuchar la palabra “destino” innumerables veces en el filme, y después de un comienzo en el que no sé porqué pero intuí la respuesta correcta ¡tal vez yo también pase de ser una paria a una fastuosa y maravillosa millonaria de la noche a la mañana! y ver al final que efectivamente, había deducido la respuesta correcta: todo está escrito. No es difícil, como decía, imaginar que cuando hablamos de destino hablamos de final feliz, ya que el destino no se iba a tomar la molestia de atosigarnos sino fuese con buenas intenciones… y así ocurre en la peli, de una forma totalmente predecible.

more »

Cuscús

Cuscús

Cuscús

Abdellatif Kechiche, director de la película, es un nombre a tener en cuenta dentro del panorama cinematográfico del nuevo cine europeo. Lo que al principio me pareció una película tediosa y de diálogos y situaciones que se alargaban innecesariamente, hacia más o menos la mitad del filme empezó a cambiar de cariz. Cuando empecé a ver la película me dió la impresión de tratarse de una coral, pero no sabía muy bien hacia donde iban los tiros, más tarde comecé a caer en los efectos de la inigualable sensualidad de Cuscús. Canto a la familia y a la solidaridad, aunque estos no sean los temas principales.

Una familia de árabes afincados en Francia son los auténticos protagonistas de Cuscús, que nos intenta abrir los ojos a lo que es una realidad de los inmigrantes franceses. Slimane (Habib Boufares), después de ser despedido de su trabajo, intenta montar un negocio por su cuenta y en el filme se retratan muy bien todas las trabas que encuentra a la hora de pedir préstamos y comenzar con el negocio.

El filme te abre el apetito, te secuestra de la abulia de la vida cotidiana para sumergirte en los deseos, en las sensaciones, en el sensual disfrute de un plato de cuscús, servido con cariño y con la fuerza de la amistad.

Según mi opinión, todos los personajes giran en torno a Slimane, el eje central de la tensión que hace que los demás personajes se vuelquen sobre sus iniciativas, sobre su alma de solitario; y digo tensión porque Slimane es un lobo estepario, es un hombre que vive ajeno a toda la afectividad que se despliega en torno a su persona.

Las actuaciones son memorables, aunque si tengo que encontrarle un defecto, los diálogos son excesivamente largos; yo cortaría la mitad del metraje, y seguramente la película seguiría mereciendo la pena.

Me parece fantástica la escena en la que Slimane se queda completamente solo, sin esperanza de conseguir su objetivo; mientras, la gente que le rodea hace todo lo posible por conseguir convertir su sueño en realidad.

Otro acierto de la película es terminar como empieza, de una manera cotidiana, sin cerrar con final feliz ni tremebundo. Ese es parte del encanto de Cuscús, te puedes identificar con los personajes, son gente de la calle, gente normal, que no encierran en su interior vidas atormentadas, sino las vicisitudes que puedan acaecernos a cualquiera de nosotros.

El truco del manco

el_truco_del_manco

Obra del debutante Santiago A. Zannou, madrileño de 32 años, hijo de africano -de Benin- y aragonesa, y candidato en 2004 al Goya al mejor corto con Cara sucia, El truco del manco es una brutal patada a la conciencia de la mayoría de los que llevamos una vida más o menos mediocre, en nuestros hogares de clase media, con nuestras rentas que nos permiten salir adelante de una forma medianamente digna. El Langui (Cuajo), cantante de hip-hop, que protagoniza el filme es un chico que sufre parálisis cerebral, lo cuál le impide moverse con agilidad, pero no le imposibilita sacar a delante sus proyectos y encarar la vida con un par de narices. Su amigo, adicto a las drogas y él pretenden montar un estudio de grabación, adquiriendo el dinero por medio de trapicheos, todos ellos ilegales. Me quedé encantada con el cameo de la Mala Rodríguez y aunque la película se desarrolla lentamente en los primeros minutos de metraje, además de que debo criticar las actuaciones de algunos de los intérpretes, así como el hecho de que todos ellos hablen a un tiempo y con jerga callejera, lo cuál hace más difícil entender lo que dicen; sin embargo, a medida que avanza el filme, una se va metiendo cada vez más en la película, se hace amena.

Es significativa la escena del comienzo en la que Cuajo intenta entrar en la bañera para ducharse y ahí vemos sus tremendas trabas para hacerlo. Él es el contrapunto de su amigo, que parece tenerlo todo: físico, encanto y buen corazón, sin embargo no tiene las agallas que Cuajo.

Después de ver la película quedé con un regusto desagradable, puesto que parece que las expectativas de Cuajo no se materializan, sin embargo, su enorme carisma, le hace envolver un cigarrillo por primera vez y considerar ese el mayor logro del día. Todo ello encaja muy bien dentro de la ideología del hip-hop que retrata un mundo de los suburbios, en el cuál la vida es complicada y hace falta mucha fuerza para salir adelante, sin que el camino lleve a ningún puerto seguro.

Es también digna de resaltar la maldad del hermano de Cuajo, que llega a unos niveles de mezquindad incomprensibles para la mayoría de las personas, tal vez porque siente envidia del pensamiento emprendedor de su hermano, tal vez simplemente porque es un “hijo de su madre”.